30 de mayo de 2010

Con todo el amor que destilas no llegamos ni a la 'A'..

26 de mayo de 2010

Amor con o sin protección.

Brian Nightmare. 21 de Feb, 18:11

A Brian el corazon le trepa hasta la garganta cada vez que coincide con Adri, y le encanta esa sensación.

24 de mayo de 2010

Hoy, dejo atrás un año de rencor y habladurías.

23 de mayo de 2010

Esto ya no es como en aquel juego en el que aprendimos a vivir. Esto supera mucho más todo. He aprendido en cuatro años que la gente viene y va. Que puedes llevar con alguien diez años, y que aun así se ira. Quizá soy injusta por los que van a venir, quizá soy idiota por los que se han ido, quizá soy fría con los que aun están, pero ya se acabó todo, se acabaron las confianzas y los abracitos. La gente es gente. La gente habla, cuenta, miente, rie, llora, la gente es falsa.Y sé que duele darse cuenta de que la gente ya no está, pero quizá deberías entender que esto no es como un ruleta: 'Hoy giro y voy para allá, y mañana para acá.' NO. Porque la gente no sabe ser constante, y entonces se cansa. ¿Duele? Más que nada.
Y yo ya no siento nada, nada de nada. La gente es humo para mi. La gente daña.
Se termina todo con un fin.
Pongamosle principio al fin.

20 de mayo de 2010

Colacao y el microondas.

-¿Qué quieres hacer?
-Colacaaaaaaaaaaaaaaaaao -la chica, más grande de lo que parecía por sus actos, gritaba desde el sofá- quiero tomar.. ¡colacao!
-Vale, vale. ¡Oido cocina! -Jeremy reía por la mente infantil pero madura que tenía su nueva.. amiga -o algo más-. La cogió de la mano, y pasando el enorme pasillo, a un estremo el salón y al otro la cocina, la llevó besandola suavemente cada dos pasitos que daban.
Una vez en la cocina, después de buscar y encontrar todo, la sentó en la encimera con las patitas -largas, pero sin llegas al suelo- moviendose de lado a lado, esperando a que el microondas diera aquella señal que tanto asustaba a Adri cuando estaba sola.
Pipipiiiiiiiiiiiiiii.
-¡AY! -Adri se sobresaltó- No me gusta esa alarma.
Jer saca despacito los dos vasos del micro, están algo calientes y los deja rápidamente en la encimera.
-¡No guardes el colacao!
-¿Por qué?
-Me gusta tomarmelo a palo seco.
-A mi me da tos.
-A mi también, pero me gusta.
Se rien, como niños y como no tan niños, se besan y se miran, beben y Adri se quema la lengua, vuelven a reir.
-Te quiero.
-Y yo.

19 de mayo de 2010


I love him, yes.

17 de mayo de 2010

Yo dirijo mis pasos, yo decido mis sonrisas.
Sonríe. 
Aunque se te inunden los ojos.

16 de mayo de 2010

'Sies'

Mírate al espejo, ¿dónde están las sonrisas? ¿dónde hemos dejado los 'te quieros'? Si hiciera caso de la gente, si dejara de perder el tiempo con esto, si..., si..., siiiiiiiiiiiii. Tantos 'sies' me dan dolor de cabeza.
Déjate llevar, disfruta.
Camina, llora, bebe, fuma, ríe, da vida, haz latir corazones, ama, odia, se feliz, molesta, toca, siente, mira, oye, besa, salta, gana, lee, aprende, pierde, demuestra, traiciona, nada, deja de hablar, habla por los codos, quiere, abraza, haz el amor, folla, enloquece, copia, sonríe, corre, patina, sueña.
Pero no pienses en los 'si'.
Yo solo soy una niña de quince -casi dieciseis- años, no me hagas caso.

14 de mayo de 2010

[Parón emocional.](II)

Puto cabreo.
¡JAJÁ! ¿Pero tu que te crees niñato de mierda? OH SI, ¿piensas que me voy a desmoronar por tres palabras mal dichas? NO,NO. Qué llevo año y medio en algo que duele y DUELE MUCHO. Y tu ahora no vienes a tocarme los cojones cuando eres un pesado que no sabe hacer otra cosa que no se gritar, chillar e insultar. Madura de una puta vez.

He dicho.

13 de mayo de 2010

[Parón emocional.]

Atasco monumental, no hay inspiración.
Puto bloqueo, ¡aaaaaaagh!
Quiero volver a ser yo y porder escribir mucho y bien. Odio los examenes, aunque hasta dentro de.. una semana no tengo nada..
¿Sabeis qué? La gente es gilipollas.
En concreto una chavala de mi edad que el otro día me habló [solo lo habíamos hecho en ocasiones especiales] para preguntarme si me había liado con un amigo.
Sinceramente, la chica me da asco. Pobre de ella, burra de cara y de cerebro ._.
ayyyyyyyy, qué me voy, qué odio tener el blog y no escribir, así que, aquí teneis un trozo de mí.

11 de mayo de 2010

Muera la locura, viva el trapicheo.

Todos menos tu - Joaquín Sabina.

9 de mayo de 2010

Nooooo, hoy no tengo ganas de escuchar música.
Hoy solo quiero susurrar tu nombre mientras me miras.

Trancas se ha escapado de casa de María para pediros por favor que visiteis el blog de Arenas, porque la gusta mucho saber la opinión de los demas sobre sus cosas, sean criticas o alagos.
Pero ssssshh.. no le digais a Arenas que ha pasado por aquí, ¡es un secreto!
Pum, Pum. Pum, Pum. Pum, Pum.
Latidos sin cesar, nervios, piel de gallina, cosquillas justo donde nadie las encuentra -excepto tú-. Esperanza de ver tus preciosos ojos azules. Un buho. Una sonrisa. Un giño. Cinco segundos y luego, otra sonrisa. Un enfado y luego, una lengua. Una risa.
Tantas cosas en tan poco tiempo. Me bloqueo, me he bloqueado.
Ya no hay nada, solo oscuridad.

(Qué rara soy, joder.)

8 de mayo de 2010

Biiiiiiiiiiiiiiipolar.


A veces mujer, a veces niña. A veces sonríe, a veces llora. A veces grita, a veces susurra. A veces silba, a veces calla. Siempre con una mascara, las cosas no son lo que parecen, cariño. Intenta dejar las cosas del corazón junto a él, y el cerebro úsalo para algo productivo. No llores, no te enfades, no grites, no por él. Y son tonterías ya que todo se pone en su lugar con el tiempo. Estas situaciones siempre son a corto plazo, siempre.

5 de mayo de 2010

[II]

Saca su Sig Sauer P220, le mira de arriba abajo. Rubia, guapa, lista, policía, como él. Y están juntos, simplemente patrullando. Han oído un ruido en la fabrica que están vigilando. Quizá no sea nada, quizá sea a quien buscan. Ella saca también la reglamentaria, suspira. Después de forzar la puerta, de entrar y de inspeccionar todo: él por abajo y ella por arriba. Baja hasta donde está el chico moreno y guapo. Ve una sombra, él se asusta al notar los pasos. Entre columna y columna lo ve claro. Dispara. Sin saber a qué o a quién, quizá presa del pánico ve mal y piensa que es quien busca.
Al acercarse, ahoga un grito. Pavor, miedo, un escalofrío le recorre, llora. La ha matado.

Se remueve llorando, no para de pensarlo. Ha sido una pesadilla. Una pesadilla aterradora. ¿Por qué mata a la mujer que quiere? Con esos rizos rubios y esa sonrisa preciosa. Lo que más le aterra es la cara que ella pone cuando está en el suelo, ella sonríe. ¿Por qué? Confusión. No sabe que hacer, se levanta, prepara un café y se sienta en el sofá a ver la tele.

¿Sonríe porque sabe que él lo deseó hasta enamorarse de ella?

[I]

Y entonces, ya de noche, lloviendo, me di cuenta de que quizá era todo mi culpa. Clavada en el suelo, mojandome, viendo como las sombras de la gente iban y venían. No me daba miedo enfrentarme a tus palabras, pero si a tu partida. ¿Por qué te ibas? Si, yo sabía la respuesta. Todo era como una partida de ajedrez; Y tu habías destrozado todas mis estrategias para no enamorarme, y lo habías conseguido: ¡me habias enamorado! Habias encerrado a mi rey con la única protección de un peón. Y ya tenía respuestas. Quizá tu, al igual que yo, intentabas sacar un poco de sexo y algo de informacion. Y los dos hemos sacado un sentimiento demasiado cruel para alguien que no aguanta en un mismo país más de un año, ¿no crees? Si, yo pienso así.
y no sé si volverás o cogerás ese avión.
¿lo harás?

4 de mayo de 2010

Si, si, si.

Quizá son esos pequeños momentos con los que te debes quedar. Quizá es esa voz la que debes recordar. Quizá son esos ojos los que verás siempre que cierres los tuyos, y dirás: ¡ah, hermano, todo lo que llegamos a pasar juntos! Y quizá es entonces cuando te das cuenta de todo lo que tiraste por el retrete sin saber cómo. Y también eso te enseña a medir tus palabras y a dejar las cosas quietecitas. ¿Por qué? ¿Por qué somos seres tan cobardes? Sé que nunca volverás, sé que nunca será igual, pero al menos quiero tener el valor de decirte, frente a frente, mirandote a los ojos: ¡QUIERO QUE ME ABRACES Y QUE TODO SEA IGUAL!
Pero también tengo claro que eso, a pesar de todo lo que lo deseo, nunca será verdad. Y duele, no veas si duele. Aun recuerdo los primeros mensajes (que casi estan empalmados con los ultimos..)
En fin, ya no sé que decirte.

3 de mayo de 2010

Historia de dos.[7]

La sorpresa, el viaje, el momento, los besos, los abrazos, los anocheceres por las calles de Florencia, el soldadito marinero que cantaron juntos, las sonrisas, los mil latidos en el corazon de cada uno, las noches de hotel, las duchas, las risas, las fotos, aquel hotel en el que rompieron la cama porque Adrienne saltó como una niña pequeña, el siguiente hotel en Venecia donde James llevó a la playa a la chica y donde por un camino de velas la guió hasta la orilla, la foto en la fontana, y el candado en el puente Milvio.
Todos y cada uno de esos recuerdos recorrian de pies a cabeza al chico que tocaba la guitarra, en medio del puente Vecchio, sin saber bien porqué. Y sabía que a la chica que andaba descalza por la playa de Venecia estaba pensando lo mismo. Estaban pensando y sus corazones latiendo en la misma frecuencia, porque latian por lo mismo, por..
..amor.
de una chispita de esos ojos verdes
nació algo así como una amistad, que parecía grande y duradera.
Los ojos de ella, chiquitillos, y achinados cada vez que le veía, marrones y verdes a la vez
era esa extrañeza lo que le gustaba tanto de ella, creía eso.
Lo bonito del asunto es que... no sabían que sentian, simplemente lo hacían.
No querían aprender, quizá por eso, y por más cosas, el amor y la amistad que les unía y destilaban era tan grande que nada lo rompía.

Lo que da de sí la fotografía.

-Mi camara es mil veces mejor, y lo sabes.
-Jajá -Ani rió fuerte, con ganas, para que se notara ese tono de ironía, que pocas veces sacaba (casi siempre con él)- Claro, claro que lo es.
Hoy no tenía ganas de discutir. Tenía ganas de sacarle la lengua y echar a correr. Oh, si. Eso sería maravilloso. Pensar que son -casi- desconocidos. Pero, ¿y qué? Les gusta hablar al uno con el otro, ¿no?
-No me des la razón como a los tontos, bicho azul.
-Siempre estás empeñado en que discutamos, ¿no? Jajá -volvió a reir de la misma forma, ya que a ella también le gustaba discutir. Pero siempre discusiones sanas, nada de mal rollo- Hoy no tengo ganas.
Después de unos pucheros de él, una sonrisa de los dos, y una lengua de ella, se tiraron en el cesped.
Como enanos, pero sonriendo.

Y sin dudar, te sigo hasta el metro, Tribunal hasta el aeropuerto para ver, tumbados en el suelo, despegar un avión en el cielo.
Se ha producido un error en este gadget.