31 de marzo de 2010

Todo se ha parado ya, ¿no lo ves?
El tiempo se paró el mismo día que me dijiste que me querías, y aun no he conseguido arreglar mi reloj, solo noto los mil latidos cada vez que estamos juntos.
Respirando entre cortada, entre beso y beso consigo decirte que yo también te quiero.
¡Qué ñoños somos!
Pero me gustan los ñoños.
¿No lo has entendido aun?
Me gustarian los tiburones si tu fueras uno de ellos. Raro ¿eh? Puto amor.
Hoy estoy feliz, y encima, sonrío.
Qué bonito es el sol y hasta me parece bonito el viento si me vuelo contigo.
Sonreiste a quema ropa en el filo de mi boca.
Cien mil bares dando vueltas.
Retratos de una noche en los fotomatones..
¡Qué más da! Yo respiro tu aliento.
En Pearl Harbour nadie sabe que si llamas habrá guerra.
Sin dudar, tu me plantas un beso, huele a queroseno.

30 de marzo de 2010

Es que.. es ella.


Se pierde en la música, como si no hubiera nada más. Como si sus pensamientos fueran su vida, y no la que ya tiene. Le duele todo el cuerpo, la paliza diaría de andar y andar. Llega a casa y las emociones llegan a ella. Un clic y tiene a Joe Cocker cantandola su canción favorita como si de un concierto privado tratase. La asalta una imagen, quizá uno de los mejores recuerdos que tiene de ese año... Risas infinitas entre dos amigas. Un gofre frío, recien sacado del plastico. Hablando con mil y no prestando atención a ninguno, solo a ella. Porque ella era, y aunque no pueda demostrarselo.. no puedan verlo, es su hermana. El destino es muy puñetero, pequeña, y más cuando hay distancia de por medio. ¿Por qué nunca hemos podido cambiarlo? ¿Nunca nos hemos puesto realmente a ello? ¿Por qué? ¿Fue todo de mentira?
Las gotitas caen sobre el teclado, mientras su gran amigo Joe termina de cantar ''you are so beautifull'', y escribe esto.
Porque la quiere, y cree que necesita saberlo. Pero de verdad, esta es de verdad...
M, si.

28 de marzo de 2010

Historia de dos [2]

Después de varios días de altibajos en su relación, con uno o dos besos nada más
un poco de ignorincia por parte de los dos.
Él no hablaba, ¿se hacía el duro?
Ella no saludaba, ¿quería algo?
Quizá si seguian así todo terminaría...
James no llamó, Adri tampoco, ¡oh, Dios! ella no tenía saldo.
Pero, quizá así acabab todo.

27 de marzo de 2010

INFORMACIÓN.

Sé que los dos días atrás he escrito aquí una historia sobre Olivier y Jenna, las he borrado. Será confidencial hasta que termine toda la historia. Escribiré más.
Gracias :)

24 de marzo de 2010

Historia de dos[1].

Y es verdad, no soy capaz, soy solo un cobarde..
Adrienne no sabe que hacer, lleva media hora mirando el relojito en la pantalla del ordenador, mientras escucha esa preciosa canción de Jaula de grillos. Está un poco -muy- alterada. ¿Por qué no la llama? Y encima, la muy cabeza de melón tampoco quiere llamarle. Buff, que dificil es esto de ser algo más que amigos... La verdad es que él le gusta mucho. Llevan siendo amigos desde.. Desde hace mucho. Lleva casi media vida, más ahora que él sabe que le gusta, intentando que toque la guitarra para ella, aunque el chico se niega en rotundo. Todo esto la saca de quicio. ¡Quiere hablar con él!
...No puedo estar más sin ti, no puedo olvidar tus labios.
Esta parte de la canción la encanta, sin duda se siente muy identificada, ¿Y él?
No lo sabe... Y lo quiere averiguar cuanto antes.

They breakfast together...
James mira su reloj, acaba de salir de guitarra, toma clases cerca de casa. Está tan cansado que solo piensa en echarse en la cama, aunque antes se dará una ducha. ¡Relajante ducha!
Vuelve a mirar su reloj, por eso de que siempre lo mira dos veces, ya que a la primera nunca se entera de la hora. ¡Mierda! Tiene que llamar a Adri. ¿Pero y por qué no ha llamado ella? Bah, prefiere no ser cabezota. La llamará después de la ducha o, con suerte, estará en el ordenador.
...I'm calling at night.
Entra en el ordenador, quizá un poco más tarde de lo que pensó.
22.59 Adrienne dice: Pensé que me llamarías o que al menos te conectarías para que hablaramos... Me voy a dormir. Te quiero.
Le da rabia, en cuanto él entra, ella se va.
La ha cagado, pero... tampoco es su culpa.
Mañana será otro día.

JDG.

Te quiero, y yo.. quiero ser el angel que te cuida, la chispa de tu vida.

2

Siendo sincera.. llevo dos días reprimiendo las ganas de llorar, ¡estupidas ganas! La verdad es que cuando me pasa esto.. cuando necesito llorar siento que me hago la persona más pequeñita del mundo. Insignificante. Tonta. Invisible. No me gusta sentirme así. La verdad es que añoro aquellos días en los que podía llorar sin sentirme así. Aquellos en los que tenía sus brazos para rodearme, aquellos en los que cuando lloraba a mares, casi llegando a inundarnos y cuando la tormenta pasaba y me entraba sueño. Bostezaba cual gatito recien nacido, y él me tapaba con una pequeña manta y sus brazos, me daba un besito en la nuca, susurrandome que me quería. Y aun me quiere, ¿no? Sea donde sea que esté, me quiere. Me acompaña, lo siento. Y es estas veces, cuando lloro, cuando me acuerdo más de él. Cuando necesito sus 'te quieros' aunque solo sean eso... te quieros. Y ahora ya no puedo retener las lágrimas, y ahora ya lloro a mares. Y me inundo. Y no tengo ninguna barca en la que salvarme.. como él, no se salvo. Él me avisó, y yo, cegada... lo ignoré. Era una niña, y él mantenía mi niñez demasiado despierta.
Y le quiero, y sé que será así, siempre...
But I wanna be strong.

1

-¿Quién eres?
-Soy alguien que tiene suerte de haber llegado en el momento justo al lugar adecuado para encontrarme con la persona que me hará feliz durante toda mi vida.
-Pero...
La besa. Dos desconocidos en el centro de la ciudad. ¿Amor? Sí, a primera vista.

Algún día.


-Algún día me iré.
-¿Y los que estamos aquí, qué? ¿Qué nos den a todos?
-Solo quiero que tu me acompañes.

20 de marzo de 2010

Oh, Josh... yo te quería de verdad.


Coge el revolver, la apunta a la cabeza, la adrenalina recorre sus venas, sabe que no la va a matar, pero... La sensación de tener una pistola en sus manos es mucho mayor de lo que pensó.
Nan no sabe que hacer... ¿Qué va a hacer con la pistola? No, no la va a matar.. ve en sus ojos un rayito de amor... hacia ella.
-¿Qué haces, Josh?
-Dímelo.
-..te quiero -un leve susurro sale de los carnosos labios de Nan.
Y a Josh le da una punzada en el estomago, porque la quiere.. y aunque sea a la fuerza la tendrá.
-¿De verdad?
-Claro, no necesitas un revolver para que te diga que te quiero... -Nan tiembla, ya no está segura de nada, ni de si aquel tonteo fue sano, ni de si aquel beso fue bueno, nada.
-MIENTES.
-No, no... te quiero, Josh.
El chico alto, con un cuerpo bastante musculoso como para parecer atractivo, algo moreno de piel, con sus ojos azules y su pelo negro, quita el seguro de la pistola.
¿La va a disparar? Nan teme por su vida, aunque tampoco la importa tanto, quizá solo es por el dolor que sentirá o por el miedo del '¿qué hay más allá..?'
Josh deja de apuntar la sien de la chica, apuntandose a si mismo en la cabeza. No, no lo hará.
-Siento haberte obligado a decirme que me quieres, pero los locos somos así. Y yo estaba loco, por ti. Siento haberte hecho pasar miedo. Siento tantas cosas... Nan, yo te quiero..
Sin dejar que aquella chica rubia de ojos negros dijera una sola palabra, Josh aprieta el gatillo.
No le duele, no siente... No ve, una luz cegadora le quita esa capacidad. Ya no siente ningún tipo de dolor, ni remordimiento, se siente en paz, Nan estará bien a partir de ahora.
Y ella llorando besa los labios del chico que yace en el suelo, muerto.
-Oh, Josh... yo te quería de verdad.

19 de marzo de 2010

Y...

Y el principe dejó a la princesa para querer a la bruja.
Y el sapo se quedó con una rana.
Y el malo se enamora de la princesa.
¡Qué raros son los cuentos de hoy en día!
Y más si están basados en hechos reales, que algunos lo están ¿no es cierto?
A veces te sientes princesa, la mayoría.. bruja.. El principe se va con quien no debe, y el sapo ya no quiere ser principe. Y quien no debe... elige a la princesa..
¡QUÉ MALO ES MADRUGAR!
Qué cosas más raras escribo.

18 de marzo de 2010

Solo eso.

Las gotitas suenan y resuenan en el paraguas, en el suelo y en la barandilla... No sabe ni que hora es, ni por qué, pero ha bajado a ver la lluvia caer, a reflexionar. Pensar. Sentir. Llorar. Gritar.
Sabe que es su manera de quitarse el estres, y que sin eso... ya habría explotado muchas, muchísimas veces. Quiere decirle al mundo que ya nada tiene sentido, porque cuando te enamoras... ¿Está enamorada? Sí, si lo está. Cuando lo haces... cuando de verdad lo estás... Sientes que el tiempo se para, que la lluvia no cae, los gritos no suenan, los pensamientos no fluyen, las lágrimas -a veces- no caen, y los sentimientos... Los sentimientos son demasiados para una sola persona. ¿Nunca lo has sentido? Ella si, ella lo siente ahora mismo.
Y quiere gritar... gritar y decirle a todos que el amor no tiene edades. Y quiere llorar... llorar de felicidad. Y quiere sentir... sentir sus besos, sus abrazos, sus caricias. Y quiere pensar... pensar en momentos juntos. Y quiere... le quiere. Puede decirle mil cosas a los típicos de: 'a los 15 no se sabe lo que es el amor'. ¡Y una mierda! Ella lo sabe, a ella le duele el corazón de quererle tanto. Y sabe que él es el de verdad. No puede reprimir las ganas de saltar, y lo hace. Comienza a llorar y a gritar. Emoción, adrenalina, ganas de verle, de tocarle, de decirle TE QUIERO, ganas de dejarlo todo por él.
Solo tiene una duda más... ¿El amor acaba?
No, imposible. Eso que siente, esa plena felicidad, ese estado que la recubre en una bola de cristal. Un cristal antibalas, ahora mismo. No puede acabar, ¿no? No, claro que no. O sí. Pero no quiere llorar de tristeza, quiere disfrutar su sabor, su olor, su tacto, su voz, SU AMOR.
Quiere disfrutarlo todo en tan poco tiempo que teme que aquello acabe y que se canse de ella. No, no puede pasar aquello. Irá poco a poco, despacito, ¿como un caracol? No, no tan despacio, pensará que es un tanto... siesa. Más bien... como... como... alguien que anda descalzo sobre el cesped, para poder sentir el cosquilleo de cada hojita de cesped... Si, así irá.
Cierra el paraguas, ya le da igual la lluvia. Quiere estar con él. Pasa toda la noche entre sentimientos, emociones, adrenalina y agua. Cuando aparecen los primeros rayitos de sol, se esconde otra vez en casa, como un buho, pero feliz.

14 de marzo de 2010

Así es.

Y entonces es cuando te das cuenta de que el cuerpo y la mente van por separado, que uno está cerca y otro está lejos, mucho. Que aun sabiendo que nada saldrá bien tú, por cabezota, lo intentas. Que aun sabiendo que no te quiere tú, por idiota, te haces ilusiones infundadas ¿por quién? Por nadie que te dice algo sin sentido. La mente va muy por delante del cuerpo, la mente sabe que lo que haces está mal un día o dos antes de que tu cuerpo reproduzca ese movimiento. Y aunque no queramos estamos llenos de errores, de dolores, de sentimientos, ¡DE MIEDO! Miedo a decir la verdad, a decir un simple: 'TE QUIERO', porque si, si TE QUIERO, a ti, al monigote que está plantado leyendo esto (supongo que entraras dentro de esa gente). La verdad es que el miedo.. el miedo te da aquello que en pocas ocasiones se tiene.. prudencia, y en algunos casos adrenalina, pura y dura. Cuando te late el corazón a mil, cuando piensas que se saldrá del pecho o que tus latidos los escuchará todo el mundo, por muy lejos que esté. Oh.. que miedo da el amor.. qué miedo da bajar la barrera que llega a tu corazón... qué doloroso es volver a subirla, ¡Y QUE CARO! Y es que cuando bajas esa barrera saber que al subirla te tocará pagar para que te cubran el agujerito que te han hecho de cemento, y entoncer será más duro y costará más y más bajar esa barrera. Y me pregunto porque escribo eso, ¿será miedo? ¿Será que sé que nadie entenderá nunca lo que siento? O simplemente, ¿será porque si? Confusión. También es jodido.
Reflexión de un día bastante largo.

10 de marzo de 2010

Un libro es un tesoro, un mundo nuevo por descubrir, sabes que empiezas de una forma y acabas totalmente de otra. ¡Que tu vida cambia con la de los protagonistas! Que aunque sea un pelin, un centimetro o una milesima te vuelves más... soñadora, loca, madura, imaginativa... más algo.
Asomate a un libro, y no lo juzgues por como pueda empezar, sigue el destino de sus protagonistas.

7 de marzo de 2010

Hoy tengo ganas de cambiar mi mundo,
hoy cambiaré todo lo que me haga mal
por aquello que me haga sonreir.
Llevo media vida queriendo ser feliz,
aunque se me dé fatal,
llegaré hasta lo más profundo.

Es bonito escribir cuando estás contenta, aprendes a apreciar lo que no tienes cuando estás de bajón.
cuarentayseis días.
[:

Si, eso.

Ver como el tiempo se resbala de tus manos, ver como todo cambia, como vas perdiendo a aquella persona que decidiste amar.. Ver como termina todo sin poder hacer absolutamente nada.
Las palabras que brotan de bocas de gente que ni si quiera conoces o reconoces, te llaman cobarde. ¿Por qué? Por el simple hecho de no decir lo que sientes, por tener MIEDO a decir un 'te quiero'. ¡Todo el mundo tiene miedo a eso! Los sentimientos son jodidos y, sobre todo, el miedo hace que perdamos la cabeza, pero no lo hace de la misma forma que lo hace el amor.
¿Sabes una cosa más? Cuando te enamoras, te vuelves loco, vas con el corazón a mil cada vez que le ves, sin ni si quiera mediar palabra con esa persona, te tiemblan las piernas y sientes que si te separas de esa persona tu corazón dejará de latir de la misma forma, se agujereará por mil sitios, como si te dispararan justo ahí. Te duele la tripa, sientes un cosquilleo, más bien es como si tuvieras unas.. cien bailarinas de flamenco dentro, y no pararan de bailar.. ¿Y si no sientes eso? Lo siento, no estás enamorado.
Se ha producido un error en este gadget.